TABERNA EMUALDA: SABORES DE MADRID

Salón Taberna Emualda Madrid Retiro

Un día cualquiera, paseando por el Retiro, nos entró la morriña recordando los guisos de nuestras abuelas. Sabores de siempre en forma de albóndigas en pepitoria, unas ricas lentejas, un cocido madrileño de escándalo y, por supuesto, no podíamos olvidarnos de sus croquetas de pollo de corral, dignas de un ranking croquetero.

Esto fue lo que nos llevó a la Taberna Emualda, una neotaberna castiza ubicada en un sótano de la calle Menorca. Una zona con una oferta gastronómica sugerente aunque en algunos de los casos, no apta para todos los bolsillos.

La Taberna Emualda presenta de tres espacios dónde disfrutar de los sabores de Madrid, según reza en su entrada.

En primer lugar,  podemos observar una zona muy espaciosa y agradable destinada a tomarse una cañitas y compartir unas raciones. Sobre su amplia barra decorada con azulejos, podréis disfrutar entre otras cosas de las cervezas Casimiro Mahou y, de esta manera, celebrar su 125 aniversario. Nuestras preferidas la Amaniel y la Marcenado.
En segundo lugar, antes de tomar posición en el salón, vimos que disponen de un pequeño reservado muy "cuqui".
Por último, disponen de un salón espacioso con una separación entre mesas muy adecuada. Presenta una decoración en madera, con mobiliario variopinto y una buena iluminación.

Salón Taberna Emualda Madrid Retiro

Su carta se basa en los platos tradicionales de Madrid y para ello usan el producto de ganaderos, agricultores y proveedores de la zona. En su sección "de pinchada y paso atrás"(entrantes) hay platos muy auténticos madrileños como pueden ser sus patatas bravas la Emualda, los soldaditos de Pavía y diría que lo más típico son sus calamares Plaza Mayor.

Croquetas taberna Emualda Madrid Retiro

Como no podía ser de otra manera, empezamos con unas croquetas. Pedimos una de la abuela Paca (de cocido) y otra de la abuela Catalina (de jamón y huevo), ya que estas pueden pedirse por unidades. Hay que ver la abuela Paca que mano tiene para las croquetas. Esta se levanta todos los días para hacer un cocidito madrileño completo y a partir de ahí, surgen sus fantásticas croquetas. De textura crujiente y sabor envolvente
Tenemos que dar un toque de atención a la abuela Catalina por sus croquetas de jamón y huevo, simplonas de sabor y con una textura exterior blandecina.

Panceta con mermelada de tomate confitada de Villamanta en taberna Emualda Madrid

¿A quién no le gusta la panceta? A nosotros nos encanta y somos defensores del tradicional bocadillo de panceta en los bares de toda la vida. En la taberna Emualda tienen una versión más cuidada y delicada en la presentación y elaboración de la panceta, pero al fin y al cabo, grasa a raudales. Se trata de una panceta con un grosor superior al que estamos habituados. Para que os hagáis una idea diríamos que es una panceta trinchada. Viene presentada de manera longitudinal en un plato de cristal translúcido con relieve. La panceta tiene un sabor increíble y el toque dulce de la mermelada de tomate confitado de Villamanta (pueblo situado al Suroeste de la Comunidad de Madrid) le hace ganar enteros.

Rabo de toro con patatas paja (12.50€) en taberna Emualda Madrid Retiro

Como ya os habréis cerciorado, somos una pareja gastronómica amante de los platos tradicionales y decidimos viajar en el tiempo a través de sus cazuelas madrileñas. Vienen presentadas en cazuelas de colores como las que usaban nuestras abuelas. La señorita Alba se decantó por un rabo de toro deshuesado con patatas pajas (12,50€). Presenta un buen sabor y una textura suave en la mayor parte de la carne, aunque en  algunas zonas presenta ternilla, Este hecho provoca que no sea tan agradable al masticarlo. Como podéis apreciar en la foto, se presenta mezlcado con patatas paja y una salsa apta para hacer barquitos.

Albóndigas en pepitoria (12€) en taberna Emualda Madrid Retiro

Con estas albóndigas de pollo en pepitoria me tocó cerrar los ojos, disfrutar y rememorar la cocina de mi abuela. Una cocina llena de sabores, de olores y por supuesto, cariño y paciencia. La pepitoria (almendra, huevo duro y azafrán) me enamoró y usar carne de pollo en lugar de ternera, le aporta una ligereza muy agradable. Un plato muy recomendable por 12€.

También debemos destacar la posibilidad de pedir carnes de la Finca, así como productos del mar, con sus chipirones Menéndez Pelayo o su bacalao a la Madrileña.

Torrija caramelizada con helado Campari (5,75€) en taberna Emualda Madrid Retiro

Como colofón a un buen banquete siempre debemos dejar sitio para el postre. Presentan unos postres muy sugerentes con guiños a Madrid (con sus violetas) y las deliciosas tartas de Sweet Sua. Decidimos dar por finalizada la cena con la torrija caramelizada acompañada de helado Campari (5,75€). Se trata de una torrija bien empapada en leche y con un caramelizado superior muy fino. Nos supo muy rica y el tema de mezclarlo con helado queda a vuestra elección.

En resumen, un restaurante de cocina tradicional con una buena relación calidad precio, un servicio esmerado explicando cada plato con amabilidad y una decoración muy agradable, Un detalle importante es el hecho de cambiar el cubierto en cada plato y la única pega que hemos podido encontrar es que el ruido se amplifica cuando hay mucha afluencia.


DETALLES DE LA CUENTA:


Panceta confitada con mermelada de tomate de Villamanta: 8€

Croqueta de la abuela Catalina (de jamón y huevo): 1.80€

Croqueta de la abuela Paca (de cocido): 1.80€

Albondigas de pollo en pepitoria: 12€

Rabo de toro: 12.50€

Torrija con helado de Campari: 5.75€

Bebidas(3 unidades): 7,50€ (aproximado)

Total de la cuenta: 49.35€


DATOS DE INTERÉS:

Taberna Emualda

Ubicación: C/ Menorca,4, 28009, Madrid, Madrid


Teléfono de contacto: 91546 64 96




Realizado por Alba C. y Óscar P.