TABERNA SIDRERÍA LA CEBADA CASA ANTONIO: ASTURIAS CASTIZA

Croquetones de Luarca en Taberna Sidrería Cebada Casa Antonio

Hace apenas un par de años comenzó nuestro periplo por territorio astur, más concretamente por un pequeño pueblo pesquero de la costa, cuyo nombre es Cudillero.

En este, las casas con fachadas de colores se dan cita en torno a una plaza que se haya junto al puerto pesquero, en dónde lo que más abundan son los bares y restaurantes. Seguramente casi todos lo conozcáis, ya que tiene un gran atractivo turístico y, por supuesto,  gastronómico, como nos pudo demostrar el afable propietario del hotel dónde nos hospedábamos: un asturiano de los que le corre sidra por las venas y venera la fabada por encima de todo. Nada más llegar, nos preparó un plano con los respectivos  restaurantes del pueblo y su especialidad, una especie de "google maps rural", en dónde nos habló del cachopo. Un gran desconocido para nosotros,  pero en cuánto nos mencionó en que consistía nos faltó tiempo para soltar las maletas y probarlo.
Para los que no sepáis lo que es un cachopo, este consiste en dos filetes de ternera empanados cuyo interior  se rellena tradicionalmente con jamón serrano y queso, aunque también admite otras muchas variedades, como pudimos comprobar en La Taberna Sidrería Cebada de Casa Antonio, pero ya en Madrid.

Desde 2011, a tiro de piedra del bullicio de la Cava Baja( La Latina), la Taberna Cebada de Casa Antonio lleva ofreciendo lo mejor de la gastronomía Asturiana. Algunas de sus especialidades son los cachopos, el embutido del occidente Asturiano, concretamente del Concejo de Tineo y,  como buen asturiano, no podían faltar su gran variedad de sidras. 

El día que lo conocimos, era un día extraño e inusual, ya que estábamos sin apenas hambre, pero con la reserva confirmada decidimos comenzar nuestra particular ruta del cachopo por Madrid.

A primera vista, nada mas entrar, hay un espacio para tomar raciones de pie  con barriles por mesa o también en la misma barra.  Más al fondo,  hay una mesas acompañadas de taburetes altos dónde aislarse un poco del mogollón. Me diréis que soy un señorito de ciudad,  pero odio los taburetes de este tipo para comer de manera confortable. La decoración del local es variopinta,  con "posters" sobre eventos gastronómicos asturianos, aperos de labranza,  botellas de sidra trabanco colgadas del techo, pañuelos de Asturias. En definitiva, un rincón asturiano en el Madrid más castizo.

Mini cachopos Taberna Sidrería La Cebada Casa Antonio

Ahora, había llegado el momento de decidirse entre el tradicional cachopo o unos minicachopos, para probar más variedad de sabores de una sola tacada. Cabe destacar que ambos están elaborados con ternera 100% asturiana. Tras sopesar el hambre que teníamos y ver el tamaño del cachopo (a ojo uno para tres personas), digamos que optamos por la versión light. La ración de minicachopos consta de 4 cachopos pequeños acompañados de patatas, pimientos y salchichas. Entre sus variedades están la denominada Minero con cecina y queso de cabra, ingredientes potentes para llevar a cabo las  duras labores que se suponen propias de esta profesión; el Agridulce,  con queso Tres Oscos y un dulce toque proveniente de la cebolla caramelizada;  el Granjero con jamón serrano y foie, una de las combinaciones que nos encandiló y, para terminar, el Paisano con pimientos de piquillo y queso La Peral. Este último, con los filetes de ternera demasiado gruesos,  se hacía difícil de masticar y lo notamos falto de queso para hacerlo más jugoso. Desde nuestro punto de vista,  el peor de los cuatro. Quedamos satisfechos con los minicachopos y pudimos recordar a que sabe Asturias, aunque sin lugar a dudas os recomendamos que probéis la versión "canónica" del cachopo que, además, es un plato para  compartir, sin preocuparos en demasía por la operación bikini. El precio del cachopo tradicional es de 20€,  pero hay que tener en cuenta que la ración es contundente, con lo que, al final, sale a cuenta.

Sin lugar a dudas, lo que mejor de esta taberna son sus croquetones de Luarca (un pueblo de la costa Asturiana). El  apelativo los define a la perfección ya que son unas enormes croquetas caseras. Las denominaría bombas de sabor,  ya que inundan el paladar bocado a bocado y se pueden elegir de chipirones en su tinta, carabineros o merluza de pincho. Nuestra preferidas son las de carabineros. 

Frisuelos con compota de manzana Taberna Sidrería Cebada Casa Antonio


Como bien sabéis,  me gusta probarlo todo y no me podía ir sin catar uno de los denominados "postres de la abuela". Me decidí por uno desconocido para mí, los frisuelos con compota de manzana. Los frisuelos, para que os hagáis una idea,  tienen una masa similar a la del crepe, doblados a la mitad y  rellenos de compota de manzana. Un postre suave y ligero, ideal para dar fin a una copiosa cena.

En resumen, la Taberna Sidrería Cebada Casa Antonio se antoja como una opción económica en la zona de La Latina, dónde comer platos típicos Asturianos con una aceptable calidad. También podéis disfrutar de las típicas espichas asturianas para grupos,  por tan sólo 20€, dónde podrás comer y beber sidra durante 2 horas. 

Carta Taberna Sidrería La Cebada Casa Antonio


Taberna Sidrería La Cebada Casa Antonio



DETALLES DE LA CUENTA:

Mini cachopos: 16 €


Croquetones de Luarca (3 unidades): 5.50€


Refrescos (x3): 7.50€ (aproximado)


Frisuelos: 3.50€


Total de la cuenta: 32.50€



DATOS DE INTERÉS:

Taberna Cebada Casa Antonio


Ubicación: Plaza de la Cebada, 12, 28005,Madrid

Teléfono de contacto: 91 173 54 59




Realizado por Alba y Óscar.